Tortugas de Galápagos vuelven a casa tras reproducirse por décadas

La liberación de este grupo de reptiles se tenía prevista desde el mes de marzo.

15 ejemplares de tortugas gigantes fueron liberadas en su isla de origen en Galápagos, Ecuador, luego de pasar años en cautiverio y salvar a su especie de la extinción, al participar en un plan de procreación que dio inicio en los años 60.

De acuerdo con la Agencia de Noticias ‘EFE‘, expertos del Parque Nacional Galápagos (PNG) explicaron que ahora el territorio cuenta con las condiciones necesarias para mantener a la creciente población de este tipo de reptiles y que no se vean de nuevo amenazadas.

La liberación del grupo, que tiene tres machos y 12 hembras, estaba prevista para marzo. Sin embargo, a raíz de la emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus, debió ser aplazada hasta el pasado lunes 14 de junio.

Las tortugas permanecieron los últimos meses en un proceso de cuarentena en el que fueron desparasitadas interna y externamente. Tiempo después, antes de ser llevadas a su hogar, se les puso un microchip de identificación.

Según información de ‘EFE’, al llegar a Isla Española, una de las zonas pertenecientes al archipiélago de Galápagos, fueron liberadas en un sector denominado Las Tunas, territorio que se caracteriza por concentrar la mayor cantidad de cactus opuntia, el principal alimento de las tortugas gigantes.

“En unos seis meses se realizará el primer viaje de monitoreo, esto sumado a las imágenes de 40 cámaras distribuidas en su área de vida nos permitirá conocer todos sus desplazamientos y actividades”, mencionó Washington Tapia, miembro del programa impulsado por el PNG.

A través de la Iniciativa para la Restauración de las Tortugas Gigantes (GTRI por sus siglas en inglés) llevada a cabo por el programa Galapagos conservancy, la especie ahora cuenta con más de 2.000 especímenes que se reproducen naturalmente.

El proyecto se originó luego de que un grupo de científicos ecuatorianos descubriera que en Isla Española quedaban solo dos hembras y dos machos de la especie.

Esta Isla perdió, años atrás, casi la totalidad de las tortugas principalmente a manos de piratas y balleneros que se abastecían de alimento en ese refugio y se llevaban en sus barcos a las tortugas gigantes que podían “sobrevivir hasta un año, o incluso más, sin comer ni beber”.

Diego, una de las tortugas que ayudó a salvar a su especie

Una de los ejemplares transportados es un macho de más de 100 años llamado Diego, que durante su cautiverio tuvo unos 800 descendientes.

El animal, conocido por su fertilidad, llegó al parque nacional en 1976 desde un zoológico de la ciudad de San Diego, Estados Unidos, luego de ser reclutado para garantizar la continuidad de la población de estos reptiles.

Se cree que esta tortuga fue extraída de su lugar de origen hace 87 años y, después de más de 40 años al servicio de su especie, logró regresar a su hogar.

“Nosotros sabemos que gracias a él hemos podido sacar adelante una especie que estaba al borde de la extinción”, explicó Freddy Villalba, uno de los guardaparques de PNG.Los expertos del parque calculan que el 40 % de los 2.000 especímenes de tortugas gigantes son descendientes de Diego.

TOMADO DE: EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *