Covid-19 tiene en ‘jaque’ a campesinos de Boyacá por fruta represada

Productores dicen que no han recibido ayuda del Ministerio de Agricultura para resolver el problema.

Solo en la provincia de Márquez, en Boyacá, salen cerca de 3 mil toneladas semanales de fruta, pero debido a la falta de compradores, los productos han terminado en la basura y las pérdidas registradas por los trabajadores del campo son muy altas.

Tal como lo aseguran algunos campesinos, la demanda de frutas va en declive y todo se debe al coronavirus, sumado a esto se encuentra la situación de los transportadores que están en pausa por las medidas de aislamiento de cada municipio.

Un ejemplo claro es el caso de José Gamba, un campesino de Nuevo Colón, en Boyacá, que apareció en un video publicado por el representante a la Cámara César Pachón, en el que se le ve con decenas de cajas de peras mientras pide al Gobierno ayuda y expresa que tocará abrir huecos y enterrar las peras.

El representante habló con EL TIEMPO y se refirió a la situación señalando que «el video que pudo apreciar la gente lo preparé para el debate de control político para la Comisión Quinta de asuntos agrarios. Este video lo iba a poner en el debate, pero como los ministros no quisieron asistir, decidí ponerlo en las redes sociales para ver si así nos escuchan».

«Por ejemplo, en los municipios de Jenesano, Boyacá, Turmequé, Tibaná, Nuevo Colón y otros de esta zona, la cosecha de peras solo se da una vez al año y una canasta de esta fruta vale, en costo de producción, 16.000 pesos, y si ellos venden en menos, pues están perdiendo», sentenció el representante.

Otro de los afectados es Orlando Pachón, un campesino boyacense que asegura que ha tenido pérdidas por más de 40 millones de pesos debido a que su cosecha de papa no se ha movido.

«Yo soy campesino y transportador, en más de 60 días el Gobierno no ha ayudado, no nos ha llegado nada, las frutas se están perdiendo, estamos en crisis. Si le soy sincero, ahora lo único que sostiene a mi familia son dos vacas, pues con la leche saco para el diario», esto explicó el campesino.

De esta manera, y en el marco de la convulsionada situación, el representante a la Cámara presentó una propuesta que quedó radicada en la plenaria de la Cámara y está compuesta por cuatro puntos.

El primero es un plan nacional de seguridad alimentaria enfocada a la compra de cosechas nacionales, el segundo es el subsidio a los insumos agropecuarios, el tercero se enfoca en quitar el IVA a algunos productos de la canasta familiar que aún lo tienen y, por último, ejecutar protocolos para prevenir contagio en campesinos, transportadores y vendedores de plaza del mercado.

TOMADO DE: EL TIEMPO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *